This website uses technical cookies, profiling cookies and third party cookies in order to manage user navigation. To read more about this, please click here. By accessing any item of this website, apart from this banner, you agree to the use of cookies.

Evaluación de competencias y habilidades en las PYMES: se puede hacer!

Evaluación de competencias

La evaluación de habilidades o competencias, es una actividad que a menudo se realiza de una manera organizada únicamente por las grandes corporaciones.

Sin embargo, son sobre todo las pequeñas y medianas empresas (PYMES) que, en un contexto donde la flexibilidad y el dinamismo son la clave para sobrevivir y hacer frente a las fluctuaciones del mercado, no pueden permitirse el lujo de perder un empleado de importancia estratégica por las habilidades, entrenamiento y conocimientos que posee.

O, peor aún, contratar a un empleado nuevo desprovisto de las habilidades o competencias reales necesarias para el papel que debe desempeñar.


Evaluación de cualificaciones en las PYMES: los obstáculos

Los principales problemas para una empresa pequeña o mediana que quiere organizar e iniciar un sistema de evaluación de los empleados en general son los siguientes:

1. Los sistemas tradicionales de relevamiento de las competencias o habilidades toman demasiado tiempo. No hay una figura dedicada a esta actividad y que está a cargo de los recursos humanos y claramente no tiene mucho tiempo para llenar el complejo archivo de Excel o base de datos Access, o incluso peor los archivos en papel.

2. Los sistemas tradicionales de relevamiento de las habilidades o competencias son opacos. No sólo hacen perder demasiado tiempo, sino que también carecen de cualquier tipo de transparencia. Sobre la base de una lógica superada por la cual el empleado ve una caída de su evaluación (por lo general al final del año) sobre la cual no tiene control y que, además, a menudo está vinculada a su salario.

3. Los sistemas tradicionales no son interactivos. No hay una participación activa de los empleados y se renuncia de entrada a cualquier tipo de contribución. Se pierde así una importante oportunidad en compromiso con el empleador y la empresa.

4. Los sistemas más modernos de evaluación de las competencias son a menudo demasiado caro. Creados para satisfacer las necesidades de las grandes corporaciones, la mayoría de los programas de evaluación de desempeño en el mercado requieren una cuota o comprar una licencia demasiado cara para una empresa pequeña.

5. La mayoría de los sistemas modernos de evaluación de las competencias son demasiado complejos. Lo mismo que antes: no todas las empresas tienen complejos requerimientos para su propio sistema de evaluación, sino que prefieren una solución optimizada que sea altamente personalizable. De esta manera, se pueden reproducir los procesos que se utilizan en un entorno digital, interactivo, con un considerable ahorro de tiempo, una mayor eficiencia y transparencia.


Evaluación de cualificaciones en las PYME: los beneficios

La adopción de un sistema de evaluación de habilidades o competencias digitalizado, práctico y altamente interactivo puede traer numerosos beneficios a las pequeñas y medianas empresas (PYMES). Permite, en efecto, de:

  • determinar que el capital humano de la empresa en realidad posee las habilidades necesarias para realizar su trabajo;
  • identificar las brechas de habilidades para ser llenadas a través de cursos de formación y con nuevas contrataciones;
  • organizar el plan de formación con el fin de eliminar la brecha de habilidades, asegurándose de que el dinero invertido tiene la rentabilidad que la empresa desea;
  • la captura de las necesidades de renovación e ideas para la mejora de todos los aspectos del negocio;
  • mejorar el compromiso de los empleados. Involucrados en los procesos de fijación de objetivos y de autoevaluación, así estos estarán más motivados y sabrán exactamente cómo ayudar a la empresa y de cómo serán evaluados;
  • dar información oportuna a los empleados acerca de la calidad de su trabajo, potenciando así como aumentando la posibilidad de retener los mejores talentos de la empresa a continuar esforzándose;
  • guiar en manera meritocrática decisiones sobre premios, aumentos, beneficios, etc.;
  • realizar análisis en profundidad gracias a los informes que suelen estar disponibles, lo que les permite organizar mejor las sucesiones y los recambios de personal en el negocio.

Reflexiones finales

Muchas pequeñas empresas son capaces de compensar la falta de un sistema de evaluación de desempeño y habilidades estructuradas, gracias a muy buenas habilidades para estimar y apreciar, por parte del empresario y el pequeño grupo de gerentes que los llevan.

Sin embargo, la introducción de un proceso más avanzado y completo que permite analizar las habilidades y los recursos de su capital humano es uno de los pasos clave que pueden conducir a un importante crecimiento y maduración de la empresa, hacia un salto de calidad decisivo.

Sólo aquellos que conocen a fondo su fuerza de trabajo son capaces de realizar las mejoras adecuadas y hacer frente a los retos que inevitablemente aparecerán por delante, año tras año.




Copyright: @Trueffelpix/Fotolia

  • Juan Paez

    Hola Andrea, gracias por compartir este valioso material. Creo que independientemente del tamaño de la empresa, contar con un Sistema de Evaluación del Desempeño efectivo y alineado de la estrategia es muy necesario. Para complementra tu tesis y mis comentarios puedes leer algunos consejos que doy en uno de mis post, http://disolgich.blogspot.com/2015/11/los-5-secretos-para-hacer-un.html, Saludos