This website uses technical cookies, profiling cookies and third party cookies in order to manage user navigation. To read more about this, please click here. By accessing any item of this website, apart from this banner, you agree to the use of cookies.

Employer Branding: cómo triunfar en la caza de talentos

employer branding

Cada vez más se habla acerca del employer branding y la importancia de atraer a los perfiles correctos a su empresa. Los límites de esta expresión no son claros, por su proximidad a temas de otras disciplinas como el branding del cliente y el branding interno.

En el pasado, la tendencia era dar mayor peso a la parte de “empleador” que al “branding”. El resultado era que esta actividad se consideraba una tarea exclusiva del departamento de Recursos Humanos, sin relación alguna con la estrategia global.

Pero en una época en la que los empleados son los primeros embajadores de marca de una empresa, con la capacidad de afectar la reputación corporativa mediante la publicación de un simple mensaje en Facebook, es impensable no involucrar activamente a Marketing y Dirección.

Además, el employer branding no sólo afecta la percepción de la marca y la capacidad de la empresa para atraer talentos alineados con sus valores, sino que también tiene efectos directos sobre la capacidad de retención del personal y su desempeño.

Si un nuevo empleado observa que se traicionan las promesas hechas durante la contratación, está destinado a irse al poco tiempo y no rendir al máximo.

Aquí hay algunas instrucciones útiles para abordar el camino correcto a esta disciplina.


13 consejos para el employer branding

  1. No sólo RRHH. Lo más importante a entender es que la estrategia de employer branding requiere una acción coordinada de varios componentes de la empresa: Recursos Humanos, Marketing y Gerencia. Si, por un lado, necesita combinar esfuerzos y poner en práctica una estrategia común y uniforme – un enfoque coordinado de comunicación – por otro lado, será importante no “pisar” a los otros y no invadir áreas que no son de su propia competencia.
  2. Define la identidad de empleador. ¿Cuál es el ambiente en la empresa? ¿Prefiere la organización y la disciplina o la inventiva y la competencia? ¿En qué se diferencia de sus competidores? Identifica todos los factores que mejor caracterizan a tu empresa como empleador y enmárcalo en una imagen clara y precisa para todos. Si no puedes percibir el valor añadido de tu negocio, ¿cómo puede hacerlo alguien que lo ve desde el exterior?
  3. Posiciona tu identidad. El posicionamiento, tanto a nivel global como local, tiene una importancia extraordinaria en el proceso de employer branding. Es a través de esta operación que nos diferenciamos de la competencia e intentamos hacer coincidir nuestra identidad con la percepción que tienen los candidatos de nuestra empresa.
  4. Valora a tus empleados. Los verdaderos protagonistas del employer branding son tus empleados. ¿Quién mejor que ellos, además, puede ser testigo de lo bueno (o malo) de trabajar para tu empresa?
    Esta importancia se puede traducir en una miríada de iniciativas y mejores prácticas, destacando los testimonios del personal en su career site, para asegurarse de que todos tengan en mente los valores, historia y objetivos de negocio. Podrías, por ejemplo, hacer entrevistas a sus colaboradores para que hablen de su carrera en la empresa y todas las habilidades que han adquirido a lo largo de los años.

    La investigación también ha demostrado que un empleado satisfecho o incluso entusiasta acerca de su trabajo, tiene una mayor posibilidad de expresar aprobación por su empresa en público, en línea y fuera de línea. Así que asegúrate de que el programa de compromiso de los empleados está funcionando.

  5. Mantén la comunicación uniforme. Una estrategia común de employer branding también sirve para asegurar que los candidatos y empleados no reciban mensajes diferentes, o incluso contradictorios, de la empresa. Su presencia en redes sociales, sitio web corporativo, blog, los anuncios de empleo, folletos y cuentas deben hablar el mismo idioma.
    El portal del candidato es el centro neurálgico de esta acción: se puede utilizar no sólo para publicar sus ofertas de trabajo, sino también para mostrar la mejor cara de la empresa. Planes de carrera, testimonios, lista de beneficios, actividades corporativas de team building y toda la información que hará que todos quieran trabajar contigo. Un portal del candidato también permite acumular un banco de aplicaciones que será útil más adelante. No siempre, de hecho, el candidato adecuado para la posición aplicará cuando la vacante está abierta.
  6. Palabras clave: transparencia y autenticidad. Partamos de una premisa: en la era de la información y la comunicación bidireccional, la verdad surge tarde o temprano. Es mejor, entonces, ser completamente transparente y auténtico, incluso aprovechando plataformas modernas como Glassdoor que permiten a los empleados expresar un juicio sobre la empresa para la que trabajan.
    Cualquier persona se hará una idea de tu negocio, basándose en la información a su disposición. ¿Por qué, entonces, no se hace un esfuerzo para guiar este proceso y llevarlo a aguas tranquilas?
    Es inútil mentir: si afirma ser una empresa que facilita el desarrollo de carrera, y luego nunca ofrece cursos de capacitación a sus empleados, seguramente la verdad saldrá a flote.
  7. Apalanca con la tecnología SEO. Las páginas y los textos optimizados, según los principios de la optimización para motores de búsqueda, gozan de una mayor visibilidad en la red. Presta especial atención en la redacción del título, encabezado y la elección de las palabras clave adecuadas.
  8. No sólo texto. Un uso generalizado de fotos y videos de calidad puede aumentar en gran medida el impacto de sus mensajes y su atractivo. Los videos e infografías, especialmente cuando están bien hechos, tienen el potencial de convertirse en viral, ampliando así la audiencia y proporcionando valiosos enlaces de entrada.
  9. Haz malabares en las redes sociales. Hablamos de una comunicación coordinada y uniforme, pero eso no significa que todos los canales tengan que “hablar” con el mismo tono y estilo. Es obvio que la comunicación en las redes sociales es muy diferente a lo que está sucediendo en su sitio web corporativo. De hecho, ¡el estilo comunicativo varía mucho de red social a red social!
  10. Recuerda el acceso en móvil. Hoy en día, una porción considerable, si no la mayor, de búsquedas de empleo se realizan a través de dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes y tabletas. Evita que tu sitio web corporativo y el portal del candidato no sea sensible, ya que es una desventaja importante de evitar a toda costa.
  11. No olvides la vía fuera de línea. Una de las mejores maneras de establecer la reputación como empleador es participar en ferias de empleo y otros eventos de recursos humanos. Sólo asegúrate de que el reclutador está listo para ofrecer la mejor imagen de la empresa y recoger los mejores perfiles.
  12. Desarrolla tu red. Valora las asociaciones con universidades e institutos con proyectos de pasantías. De hecho, muchas maestrías existen casi exclusivamente en función de empresas que buscan perfiles altamente especializados.
  13. Aprovecha los datos a tu disposición. El employer branding debe ser un proceso continuo. En un mercado de trabajo cada vez más dinámico, nunca se sabe cuándo tendrás que contratar para cubrir posiciones que creías estaban bien cubiertos.
    También es necesario “entretener” a los candidatos pasivos para tener una “reserva” de talentos lista: es importante entender quiénes son, dónde están y cómo comunicarse con ellos.
    Para lograr esto, el software de reclutamiento es especialmente útil para generar informes que proporcionan información valiosa. Con nuestra solución, por ejemplo, puede saber qué motor de búsqueda de empleo ha “obtenido” el mayor número de perfiles, el rango de edad al que más atrae, qué universidad desarrolla el mejor perfil para la empresa, y así sucesivamente.

Gracias al employer branding, podrás transmitir los valores fundadores del negocio y captar el interés de aquellos candidatos que se reflejan en ellos.

Esta “selección natural” inicial facilitará las operaciones de reclutamiento, al reducir el costo de cada contratación. También limitará los riesgos de contratar a un perfil equivocado, un evento que conlleva costos exorbitantes para una empresa.




Copyright: ©Sondem/Fotolia